Aunque en la mayoría de los casos se trata de un proceso temporal y reversible, la caída del cabello es uno de los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos actualmente utilizados para abordar el cáncer que más preocupa a las pacientes. El cambio que el hecho de perder el pelo por el cáncer produce en el aspecto físico y, también, las repercusiones que tiene a nivel psicológico, afectando directamente a la autoestima y al estado de ánimo de la mayoría de las mujeres afectadas por esta enfermedad, hacen que los profesionales especializados en el tratamiento de la alopecia estén
continuamente investigando nuevas soluciones para subsanar y minimizar en la medida de lo posible este problema.

Fruto de esta preocupación constante son productos cada vez más naturales, cómodos de utilizar y adaptables a cualquier fisonomía. Es el caso de las pelucas para oncología de Svenson, que están elaboradas con cabello natural y ofrecen un elevado grado de comodidad a las clientas, ya que están realizadas sobre una base fina, transpirable y transparente, que se adapta perfectamente al cuero cabelludo dando como resultado un resultado muy natural.

Las ventajas de este tipo de solución son muchas. Además remediar la falta de cabello, permiten mantener la imagen habitual, aunque son muchas las mujeres que aprovechan esta circunstancia para dar un giro radical a su look, atreviéndose incluso con estilos que nunca habían lucido antes. Y es que la oferta de pelucas naturales de Svenson entre las que elegir es amplia y variada.

Además de prácticas y muy efectivas estéticamente, estas pelucas resultan muy ventajosas desde el punto de vista económico, ya que Svenson aplica un descuento especial en pelucas de pelo natural para personas que se encuentren sometidas a cualquier tipo de tratamiento oncológico, así como descuentos permanentes para aquellas personas que pertenezcan a las distintas asociaciones contra el cáncer con las que la firma mantiene acuerdos (se puede obtener más información sobre este tipo de pelucas en cualquiera de los centros capilares Svenson). 

Respecto al tema de perder pelo por el cáncer, es importante saber que no todas las pacientes experimentan este efecto secundario, ya que es algo que depende tanto de las circunstancias de cada persona como del tipo de medicamento utilizado en el tratamiento. En aquellas pacientes en las que se produce, la pérdida de cabello suele manifestarse después de las dos primeras sesiones del tratamiento. El oncólogo advierte siempre de esta posibilidad, de ahí que sea recomendable buscar soluciones como las pelucas para oncología lo antes posible, para así ir adaptando la imagen a los efectos del tratamiento. Afortunadamente, una vez terminada la terapia, el cabello vuelve a salir, aunque a veces puede presentar características distintas (color, textura) a las que tenía antes del tratamiento.

Es importante saber, además, que la pérdida de cabello no sólo afecta al que se encuentra en la cabeza, sino que también es frecuente notar que se desprende el vello de zonas como las axilas, cejas, pestañas, brazos o piernas.

Svenson ha colaborado en el Congreso del 60 aniversario de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Compartir →