capillus casco laser svenson

El láser ha evolucionado mucho en los últimos años y, hoy por hoy, se ha convertido en un elemento habitual de la práctica médica y su uso también se ha extendido a otros ámbitos, como el de la medicina estética. La utilización de distintos tipos de láser es la base de técnicas y tratamientos como la depilación permanente, la eliminación de varices, el tratamiento de las manchas cutáneas, la mejora de la flacidez, la eliminación de arrugas o la remodelación corporal, entre otros.

Pero el tratamiento láser también se puede utilizar en el abordaje de los problemas capilares con muy buenos resultados. Así lo han demostrado varios estudios llevados a cabo para analizar los efectos de la aplicación del láser para el pelo y sus posibilidades en los casos de pérdida de cabello, tanto masculina como femenina.

Se sabe que la aplicación de la tecnología láser de baja intensidad (TLBI) sobre el cuero cabelludo activa la raíz capilar en aquellas personas con alopecia androgenética, efluvio telógeno y alopecia areata y, como consecuencia, puede estimular el crecimiento del cabello (influye positivamente sobre la fase anágena) , haciendo que el nuevo pelo sea más fuerte y grueso. También hay evidencias de que los tratamientos láser mejoran el tono y devuelven el buen estado a los cabellos débiles, castigados y desvitalizados. La eficacia de la TLBI está avalada por el hecho de que es una de las opciones no quirúrgicas científicamente probadas y validadas como tratamiento por la International Society of Hair Restoration Surgery (ISHRS).

Svenson pone a disposición de sus clientes tratamientos basados en esta tecnología láser de baja intensidad, diseñados para ser utilizados tanto como alternativa como como complemento a otras soluciones anticaída. Uno de estos tratamientos es el Casco Láser, una terapia no invasiva y portátil (incorpora una batería de larga duración) que presenta la gran ventaja de que puede utilizarse en casa, sin necesidad de acudir a un centro Svenson para su aplicación.

Su diseño hace que sea muy sencillo y cómodo de utilizar (se puede llevar puesto mientras se realiza cualquier otra actividad y su tamaño permite ocultarlo bajo una gorra o sombrero). Contiene diodos de láser que actúan sobre todo el cuero cabelludo y de forma simultánea. El tiempo recomendado de uso es de 25 minutos al día, en días alternos. Los resultados son muy satisfactorios ya que además de estimular los folículos pilosos y actuar sobre la fase de crecimiento, aumenta el número de cabellos terminales (sanos), incrementando su densidad y grosor y dando como resultado un aspecto capilar más sano y revitalizado.

El Casco Láser se puede combinar con otros tratamientos capilares destinados a frenar la caída o a mejorar el estado capilar y también se recomienda para favorecer el crecimiento de los implantes en los pacientes que se han sometido a una intervención de microinjerto.

Etiquetado con →  
Compartir →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *