Los tratamientos de Svenson para abordar tanto la caída de pelo como la amplia tipología de problemas capilares incorporan todas las novedades técnicas y científicas en
este área. De ahí que la aplicación del tratamiento capilar con láser se haya convertido en los últimos tiempos en uno de los principales protagonistas de la oferta de soluciones a las alteraciones relacionadas con el cabello, fundamentalmente la caída. Esta técnica, con muchos años de experiencia en distintos ámbitos de la Medicina, tiene ahora un amplio campo de actuación en el área capilar.

Esta técnica es la base de la nueva terapia láser de baja intensidad (TLBI) de Svenson, también llamada terapia de láser frío o fototerapia. Su principal acción en el cuero cabelludo es mejorar la vasodilatación capilar, influyendo así directamente en la fase de crecimiento del cabello. Como resultado, se produce un incremento del grosor del pelo y su densidad, favoreciendo así una sensación de “tener más cantidad y volumen” y haciendo que éste luzca más sano, brillante y con más vitalidad. Entre las ventajas que tiene esta tecnología está la de poder aplicarse tanto a hombres como a mujeres. Está especialmente recomendada para pacientes con alopecia androgenética, areata o con efluvio telógeno.

Entre los sistemas más novedosos para aplicar sobre el cabello la TLBI se encuentran el peine láser HairMax Luz 9 y el casco láser. El primero es un peine que consta de nueve diodos láser independientes, que generan luz visible en columnas, de manera consecuente, en un espectro rojo, y tiene un mecanismo de separación que permite exponer tanto el cabello como el cuero cabelludo a la luz directa del láser. El peine dispone de una batería de litio recargable y soporte de carga. Este dispositivo es muy eficaz especialmente en determinadas épocas en las que es más frecuente o intensa la caída del cabello, como en el caso de situaciones de estrés elevado o los cambios estacionales.

El casco láser es un aparato portátil, con batería de larga duración, que actúa aplicando sus diodos de láser sobre el cuero cabelludo. Este diseño le permite tratar la zona capilar de forma simultánea, de manera que el tiempo de aplicación es el mismo en toda el área tratada. Una de sus grandes ventajas es que es de uso doméstico, de forma que el paciente puede aplicarlo cómodamente en su domicilio, pudiendo aumentar la frecuencia del tratamiento, según las necesidades personales, sin tener que desplazarse hasta el centro.  Basta con unos minutos al día, en días alternos, para conseguir los efectos de esta terapia: un pelo más revitalizado, grueso, denso y un aumento del número de cabellos. Otra ventaja: el dispositivo puede quedar perfectamente oculto bajo una gorra o sombrero, lo que permite su uso mientras se realizan las actividades cotidianas. 

Ambos dispositivos están disponibles de forma exclusiva en los Centros Svenson.

Compartir →