La diversidad de tipos de pelo que existen es extensa, desde rizos pronunciados, lacios, secos, encrespados, con ondas, grasos, y más. La variedad de tipo de cabellos recae en una cuestión meramente genética, y también por el tipo de raza del ser humano.

En la historia del mundo se reconocen mezclas de razas que crean mestizajes, esto significa que diversos genes se enlazan para obtener como resultados “híbridos”, tipos de pelo que se diferencian de los conocidos. Desde los primeros días de la evolución humana, se identifican tres grupos raciales que parecen haber existido en este planeta. La inmigración y colonización han dejado su huella genética en pueblos y razas, y el pelo puede dar constancia de ello. 

Diversos científicos han identificado, en la actualidad, tres tipos básicos de pelo en la población humana, y que se pueden distinguir teniendo en cuenta su lugar geográfico. Entre estos tipos de cabellos nos encontramos con el tipo de pelo asiático, africano y caucásico
Estos tipos básicos de cabello, no sólo se ven diferentes, sino que su composición y exposición a ciertos agentes difiere considerablemente. 

Svenson enumera sus características: 

Tipo de pelo asiático

Presente en personas provenientes de Oriente, por ejemplo China y Japón. Este tipo de cabello es muy lacio, recto y de un color negro profundo. 

Tipo de pelo caucásico

Este tipo de pelo es el más variado de los tres grupos raciales ya que van desde personas de piel del noroeste de Europa y gran diversidad de pueblos del subcontinente indio. Este tipo de pelo puede ser ondulado o lacio y el diámetro del cabello varía ampliamente también. Al hablar del color de este tipo de cabello nos encontramos con tonalidades que van desde el negro a un pálido rubio (casi blanco). 

Tipo de pelo africano

Este tipo de cabello se caracteriza por ser negro y con rizos bien definidos. El cabello africano es seco y es fácilmente dañado por el calor y/o productos químicos.

Fotografía: Flickr

 

Etiquetado con →  
Compartir →