El gen WNT podría ser la cura para la calvicie, gracias a un estudio realizado por la Universidad de Pennsylvania. La Universidad, desde el año 2007, viene trabajando en la posibilidad de estimular la producción del gen WNT en el cuero cabelludo y así convertir la calvicie en un proceso reversible. 

La producción de nuevos folículos capilares era algo que se creía imposible, pero gracias a estudios realizados con el gen WNT, para verificar su acción en la regeneración de heridas, se pudo observar que también es determinante en la producción de los folículos.


Los científicos de los Estados Unidos realizaron experimentos removiendo capas de la piel de ratones, obteniendo como resultado que se activaran las células madres para reparar el daño y con ello, producir nuevos folículos capilares en la piel regenerada gracias al gen WNT. 

Los folículos capilares se encuentran en la cabeza humana desde la formación del embrión y hasta hace algunos años, se pensaba que una vez deteriorados, eran imposibles de reemplazar (como actualmente se piensa de las neuronas en el cerebro, aunque recientes estudios señalan que se pueden crear nuevas neuronas); pero gracias al experimento realizado con ratones, se conoce ahora que al estimular la actividad de las células madres, y con ello al gen WNT, es posible la aparición de nuevos folículos capilares.

Los recientes avances científicos en el cuidado del cabello son frecuentemente publicados en revistas científicas, como Nature (www.nature.com/nature/) y cada vez son más alentadores en temas como la calvicie y las canas. Esto se debe, tanto al trabajo de laboratorios privados de la industria cosmética, como a la cada vez más dinámica actividad experimental de las grandes universidades del mundo (en especial japonesas, europeas y americanas).

El estudio del gen WNT y sus posibilidades regenerativas debe traer en un futuro muy cercano la noticia del fin de la calvicie. Por otra parte, el estudio de dicho gen asociado al estudio de las células madres, podría también dar la respuesta a problemas más complejos como la regeneración de miembros amputados. La ciencia está en su hora más feliz.

Etiquetado con →  
Compartir →