Tal y como reflejan los resultados de un estudio llevado a cabo recientemente por Svenson, el 65% de los hombres toma conciencia de las primeras señales de que está empezando a perder pelo al mirarse al espejo, mientras que el 63% de la mujeres se percata de esta circunstancia al ducharse o cuando se peina. Pero hay otras señales, la mayoría de ellas menos obvias o visibles, que también son indicativas de que se puede padecer una alopecia, las cuales no hay que perder de vista.

Un exceso de caspa, la presencia de molestias en el cuero cabelludo, la evidencia de que se tiene el pelo grasiento o encontrarse con muchos cabellos en la almohada al levantarse son algunas de estas “pistas” que se pueden interpretar como síntomas de alopecia. En este sentido, hay que tener en cuenta que la pérdida de cabello presenta unas características distintas en ambos sexos: en el caso de los hombres, el tipo más común es la alopecia androgenética, cuya principal (y primera) seña de identidad es la pérdida de pelo en la zona de las entradas y la coronilla. En las mujeres, este problema se suele manifestar con una disminución de la densidad capilar en la parte superior de la cabeza que da a lugar a su vez a un menor volumen o a una sensación de pelo excesivamente fino, lo que a su vez puede derivar, en casos más avanzados, en un clareo del cuero cabelludo.

La pérdida de pelo se considera un fenómeno normal (se nos caen unos 100 cabellos al día), pero ante la presencia de alguno de estos síntomas o simplemente, si se tiene la percepción de que el número de cabellos que se caen a diario es mayor al habitual, es muy importante ponerse cuanto antes en manos de un profesional, tanto para determinar cuál es el origen del problema (que suele ser genético, pero también intervienen otros factores como el estrés, una alimentación inadecuada, cambios hormonales o alteraciones emocionales, entre otros) y, sobre todo, evitar que vaya a más.

Este es precisamente el objetivo de la campaña que Svenson ha puesto en marcha. Bajo el lema #ATiemporDeLlamar, los especialistas de esta firma pretenden concienciar a la población sobre la importancia de reconocer y reparar en esos primeros síntomas de alopecia para, de esta forma, poder actuar a tiempo sobre este problema y su evolución. Los expertos de Svenson recuerdan que cuando la pérdida de cabello comienza a manifestar sus primeras señales, aún se está a tiempo de ponerse en manos de profesionales que realicen un estudio minucioso y personalizado de los casos y determinen cuál es el mejor tratamiento en cada paciente y circunstancia. Y es que no hay que olvidar que, al igual que ocurre con otras alteraciones del organismo, también en el caso del cabello hay que aplicar aquello de “más vale prevenir… que quedarse sin pelo”.

Etiquetado con →  
Compartir →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *