4685044146_4c49d18888_zSi mi padre es calvo y mi abuelo era calvo,
no tengo escapatoria: seré calvo
”. Esta creencia tan arraigada lleva a
muchas personas a resignarse a la pérdida de pelo, a no adoptar ninguna medida
para tratarla y, lo que es más importante, a no llevar a cabo ninguna
estrategia de prevención. Es cierto que
el componente genético tiene mucho peso en determinados tipos de alopecia, pero
eso no significa que “todo esté perdido”. Los nuevos test que predicen la
posibilidad real de padecer este problema y las nuevas técnicas que utilizan la
tecnología más puntera para solucionarla son las mejores estrategias
para
actuar de forma eficaz y
prevenir
la alopecia
desde el principio.

Una
de estas estrategias es el
test
de minoxidil
,
una prueba de diagnóstico que hace posible pronosticar de forma personalizada
el grado de respuesta que se puede esperar al aplicar en el paciente el
minoxidil, uno de los dos fármacos aprobados (el otro, de uso oral, es
finasteride) para el tratamiento de la alopecia. 
El factor
determinante para predecir la respuesta al tratamiento es la mayor o menor
presencia de
una enzima, la sulfotransferasa, que se localiza en el cuero
cabelludo. Esta enzima es
responsable de la conversión del minoxidil en sulfato de minoxidil que es el
principio activo de este fármaco. Este
medicamento sólo sería eficaz en aquellas personas con niveles de esta enzima
lo suficientemente elevados.
Esta información resulta muy útil sobre todo
teniendo en cuenta el ahorro de tiempo y dinero que supone.
 

Otra
de las herramientas de prevención es el
test
genético de la alopecia
. Se trata de una técnica que hace posible predecir
el riesgo que tanto hombres como mujeres tienen de haber heredado el patrón
genético de la pérdida del cabello, concretamente la alopecia
androgenética. El test, cuyo nombre es
Hair Dx, se aplica en Svenson, y  permite
determinar la presencia o ausencia de una variante específica del gen receptor
de andrógenos, un tipo de hormonas directamente implicadas en la caída capilar.
La técnica se aplica sobre una muestra de ADN extraída del paciente
(para
ello es necesario no haber fumado, ni comido, ni bebido durante la hora previa
a la realización del frotis bucal). Esta muestra se envía a los laboratorios de
PharmaGenomics (empresa que ha desarrollado el test) en Estados Unidos donde se
realiza el análisis y pasadas dos semanas ya se pueden recoger los resultados
en el centro Svenson en el que se haya realizado la prueba.

 Los resultados obtenidos a través de Hair
Dx en Svenson

permiten identificar de forma temprana la aparición de la calvicie común. Teniendo en cuenta que esta se produce
antes de que los primeros síntomas sean visibles, la ventaja que ello supone de
cara a iniciar un tratamiento para prevenir la alopecia es importantísima.
Esta información es de gran utilidad
para poder comenzar a tiempo un tratamiento para prevenir la alopecia, ya que
para cuando esta es visible ya se ha perdido un 50 % del cabello.
 

Por
tanto, ya no hay lugar para las dudas sobre las posibilidades de desarrollar
alopecia en el futuro. Con estas pruebas diagnósticas de nueva generación es
posible tener certezas y, sobre todo, buscar soluciones cuanto antes.

 

FOTO: http://www.flickr.com/photos/remysharp/4685044146/


Compartir →