Es normal perder pelo en primavera. Sin embargo, los expertos advierten que no hay que confundir esta caída estacional con la alopecia, ya que en primavera y en otoño, la caída del pelo se encuadra dentro del ciclo vital capilar que se equilibra con la crecida normal de nuevo pelo. Lo importante es no bajar la guardia y, sobre todo, consultar a expertos si la caída del pelo va a más o se acompaña de otros problemas capilares.

 Prevenir y tratar la caída del pelo en primavera pasa por asegurar al cabello una serie de cuidados. Un buen masaje estimulante, por ejemplo, realizado directamente sobre la piel del cuero cabelludo, activa los vasos sanguíneos y aumenta su metabolismo.

También es importante utilizar en esta época del año un tratamiento estimulante, sobre todo si se ha notado que se pierden más cabellos de lo habitual. Una buena opción en este sentido es utilizar productos específicos para cabellos frágiles y desvitalizados, como los productos para la caída del pelo disponibles en los centros capilares Svenson. Muchos contienen como ingrediente base la queratina y sus derivados, que revitalizan la fibra y le aportan el grosor que le falta, dejándolo más voluminoso. Otros ingredientes que hay que buscar son la vitamina E (combate el envejecimiento capilar) y la B5 (protege frente a las agresiones externas). Un consejo: hay que tener paciencia, ya que el efecto de estos productos es acumulativo, es decir, mejora con su empleo regular.

 Otra buena alternativa para prevenir, en primavera y otoño, la caída del pelo, es recurrir a los suplementos que permiten fortalecer  el cabello “desde dentro”. Se trata de complejos vitamínicos específicos que se consumen por vía oral, formulados a base de sustancias beneficiosas para el cabello (especialmente para los finos, débiles y sensibilizados): aminoácidos (como la L-Cistina y la L-Metionina); ácido fólico (muy importante en el desarrollo del folículo piloso); zinc (clave en la formación de queratina) y vitaminas del grupo B.

Así mismo, hay una serie de mitos e ideas respecto a la caída del pelo en primavera que no son ciertas. Por ejemplo, muchas personas piensan que es importante “sanear” el cabello en esta época del año porque  a mayor longitud, más posibilidades tiene de caerse. Si bien siempre es conveniente eliminar las partes más castigadas del cabello, como las puntas, y lógicamente resulta más aparatosa la caída en un pelo largo que en uno de corta longitud, el hecho de someter al cabello a un corte no incide en la mayor o menor predisposición a la caída del pelo en primavera.

Por último, no hay que perder de vista los comentarios de Svenson sobre la necesidad de estar pendiente de una serie de signos o problemas capilares que pueden anunciar una caída de pelo más seria, como son la caspa, la grasa, los picores y un debilitamiento del cabello en general. 

 

  

Compartir →