Las
soluciones para prevenir y tratar la alopecia cada vez son más avanzadas  y efectivas. Y lo mismo ocurre cuando de lo
que se trata es de “camuflarla”: actualmente hay alternativas a remedios tan
clásicos como las pelucas o peinados más o menos imposibles. Aunque
recientemente está presentándose Caboki
como novedad, lo cierto es que desde hace años existen otros productos
similares como Toppik,
que se ofrece como solución puntual junto con otros productos Svenson.

Las
sorprendentes imágenes de Silvio
Berlusconi calvo
revelan la principal limitación de este
tipo de soluciones, que sólo ofrecen resultados de forma temporal. 

Ambos
productos se pueden definir como un maquillaje sofisticado dirigido a cubrir
la escasez de pelo.
Los dos tienen en común el hecho de que se aplican
fácilmente, que proporcionan un resultado natural y que tienen un efecto
efímero, ya que se eliminan con el lavado del cabello. Actúan de manera
similar: aplicados sobre los cabellos que quedan en la cabeza, aumentan hasta 4
veces su grosor, lo que permite, por un lado, cubrir la escasez de pelo momentáneamente.

  • Caboki
    es un producto que está elaborado a partir de un tipo de fibras naturales,
    Moroccan Gossypium herbaceum,  extraídas de la planta del mismo
    nombre  que solo crece en algunas
    regiones de Marruecos y que son casi idénticas al cabello humano. Estas
    fibras tienen la peculiaridad de actuar de forma similar a un imán, ya que
    están polarizadas, por lo que se adhieren fácilmente al cabello existente
    en la cabeza.
  • En cuanto a Toppik,
    se trata de un producto a base de polvos de queratina (su ingrediente
    principal en un 99%), los cuales, al estar cargados de elasticidad
    estática, se adhieren el pelo, aumentando su grosor y proporcionando un
    efecto de “cabeza repoblada”. Este producto está disponible en 9 colores
    entre los que se puede elegir el que sea más similar al tono del cabello
    natural. Además, ofrece la posibilidad de mezclar distintos colores entre
    sí para obtener unos resultados más naturales en el caso de los cabellos
    teñidos o con mechas.

La
aplicación de Caboki y Toppik es fácil y sencilla: basta con sujetar el envase
sobre la zona a cubrir, sacudiendo cuidadosamente, de forma que el producto se
deposite sobre el cabello natural aumentando de forma instantánea su grosor. Basta
un simple lavado para eliminar cualquier rastro de producto, y se puede
reaplicar las veces que se desee.

 

Compartir →