402570906_026cf041ae_o

Al igual que ocurre en otras partes del cuerpo, el cuero cabelludo también obtiene muchos beneficios de los masajes, una técnica milenaria que ha demostrado su eficacia en la prevención y alivio de muchos problemas de salud cotidianos y en la mejora del bienestar.

De hecho, los masajes para el pelo son uno de los aspectos más estudiados por los expertos en tricología capilar, una rama de la dermatología especializada en aquellas cuestiones relacionadas con el cuero cabelludo en general y con los folículos capilares en particular.

El principal efecto que la técnica del masaje tiene sobre el cabello es la activación de la circulación sanguínea, lo que permite irrigar de forma óptima el cuero cabelludo aumentando la oxigenación y asegurando el aporte necesario de nutrientes a los folículos. ¿El resultado? Un cabello más sano y fuerte, debido a una “revitalización” de los bulbos capilares;  y, en consecuencia,  un riesgo menor de caída. Además, permite equilibrar el cuero cabelludo, regulando el exceso de grasa y favoreciendo la eliminación de escamas producidas por la caspa o una sequedad excesiva de la piel de esta zona.

Una de las principales ventajas de los masajes para el pelo es que se trata de una opción sencilla, económica y muy fácil de aplicar sin salir de casa.  Hay varias modalidades,  pero todas consisten básicamente en  hacer trabajar de forma suave y –muy importante- sin realizar ningún tipo de fricción o tirón, las yemas de los dedos sobre todo el conjunto de la cabeza, siguiendo el sentido de la circulación sanguínea, esto es, de la nuca hacia la parte superior. Para ello, basta con colocar las manos, bien extendidas y con los dedos separados, sobre la base de la cabeza, iniciando luego un movimiento de vaivén o rotación que permita irrigar la zona adecuadamente. Después, ir ascendiendo lentamente, “arrastrando” el flujo sanguíneo hacia arriba,  hasta alcanzar la base superior del cráneo primero y las sienes después, siempre de forma suave, con movimientos circulares y despegando las yemas de los dedos de vez en cuando.  Se recomienda realizar los masajes para el pelo sobre el cabello seco (ya se sabe que el pelo mojado es más vulnerable a cualquier tipo de fricción, por muy ligera que esta sea) y con la cabeza ligeramente inclinada.

La “pista” para saber que el masaje está siendo efectivo y que la circulación sanguínea está llegando a todos y cada uno de los folículos es una agradable sensación de calor en la zona consecuencia del aumento de temperatura que se produce. Para potenciar los efectos de esta técnica se puede recurrir a la ayuda de un aparato masajeador; hay varios modelos en el mercado y su principal finalidad es favorecer o potenciar el crecimiento capilar.

Así mismo, la técnica de masajear el cuero cabelludo suele ser el mejor complemento a la aplicación de los distintos tratamientos (revitalizadores, anticaída, nutritivos) que tienen como finalidad mejorar el estado del cabello. Esta técnica tiene, además,  el beneficio añadido de que supone una estupenda opción anti estrés, alivia los dolores de cabeza y reduce la tensión que se suele acumular en esta zona del organismo.

De todas formas, y pese a sus beneficios, no hay que olvidar que el masaje capilar es un complemento, y no una solución única, al tratamiento de los problemas del cabello, siendo siempre aconsejable consultar con expertos como los especialistas en tricología capilar

Imagen: pigstubs 

Compartir →