5477072269_59b3fcb7a3_zSi
hay un problema capilar que además de antiestético resulta desagradable, es el
exceso de grasa en el pelo. Y es que
hay que tener en cuenta que sus síntomas resultan muy molestos: picor en el cuero cabelludo, mal olor en el pelo y, sobre todo, la
nada agradable sensación de tener siempre el cabello sucio, aunque se acabe
prácticamente de lavar, debido al característico apelmazamiento que produce el exceso
de grasa en el pelo
. Por suerte, hay una serie de soluciones que resultan
muy efectivas para plantar cara con eficacia a este problema.

Lo
primero que hay que tener claro es que el origen de la hipersecreción
de grasa
se encuentra en el cuero cabelludo. Este exceso
puede deberse a distintas causas: hay
evidencias de que existe un componente hereditario y también de que la ingesta
de ciertos fármacos (anticonceptivos, medicamentos para el colesterol,
diuréticos, antibióticos…) o una dieta excesivamente rica en grasas y azúcares
inciden en una mayor producción de sebo
. Se sabe también que determinadas alteraciones
hormonales pueden producir un exceso de grasa, de ahí que este tipo de cabello
sea más frecuente durante la adolescencia y la menopausia.

Las
señas
de identidad
de este tipo de cabello son muy fáciles
de identificar: tienen poco volumen, son
más lacios y acumulan la suciedad más fácilmente
. Es importante tener en
cuenta que el uso de champús no adecuados para este tipo de cabellos, la contaminación
ambiental y otros factores pueden agravar el problema y, también, el
apelmazamiento que lucen los cabellos grasos.

Por
tanto, resulta fundamental tratar el
cabello graso con productos específicos, adaptados a esta tipología y
formulados para controlar y equilibrar el exceso de grasa.
En la tienda de Svenson
es posible encontrar este tipo de soluciones: champú equilibrante, crema
antiseborreica…  Así mismo, hay que
seguir una dieta adecuada, evitando en lo posible los alimentos excesivamente
grasos, y adoptar una serie de gestos que benefician la salud del cuero
cabelludo. Por ejemplo, se recomienda
aplicar el champú anti grasa suavemente, sin frotar el cuero cabelludo, y
dejando que el resto del cabello se lave sólo con la espuma que cae del lavado.
También hay que evitar enjuagarlo con agua muy caliente
(puede exacerbar el
problema) y, si es posible, dar un último enjuague con agua fría.

Otro
aspecto a tener en cuenta es la relación existente entre dos problemas
capilares: caspa
y grasa
. En estos casos, lo primero que hay que hacer es
ponerse en manos de un especialista para descartar que se trate de una
patología dermatológica seria, como la psoriasis o la dermatitis seborreica. En
la mayoría de los casos, ambos problemas se solucionan adoptando las pautas de
higiene correctas y utilizando los productos adecuados.

Por
último, es muy importante no tener en cuenta ciertas ideas erróneas como la de
que cuanto más se lave el pelo graso, mayor hipersecreción de grasa se produce.
Muy al contrario: la higiene es uno de
los gestos que más beneficia al cuero cabelludo graso
.

 

FOTO:
http://www.flickr.com/photos/melissa_sharon/5477072269/

Compartir →