El láser lleva mucho tiempo aplicándose con éxito en el campo de la Medicina y también, en los últimos años, ha irrumpido con fuerza en el ámbito de la cosmetología, con aplicaciones que van desde la depilación hasta las técnicas antienvejecimiento más punteras, sin olvidar su importancia en el tratamiento de problemas dermatológicos como las manchas cutáneas o el acné, entre otros. Investigaciones recientes han confirmado la eficacia de esta técnica en un nuevo ámbito: el del cabello, y más concretamente, en la prevención y tratamiento de la caída del pelo.

Según los estudios realizados al respecto, la terapia láser, al penetrar en la piel, aumenta la actividad de la ATP (adenosín-5-trifosfato) una molécula encargada de transportar la energía a las células. En el caso de las células del cuero cabelludo, esta acción del láser se traduce en una aceleración del crecimiento del cabello. Además, mejora la vasodilatación capilar, influyendo positivamente en la fase de crecimiento del pelo y aumentando el número de cabellos sanos.

Siempre a la vanguardia de los tratamientos capilares, Svenson ha incorporado a su cartera de servicios la Terapia Láser de Baja Intensidad (TLDBI), también llamada terapia de láser frío o fototerapia. Esta terapia láser de Svenson está especialmente recomendada para los casos de alopecia androgenética, areáta o con efluvio telógeno.

Dos son los productos que incorporan la TLDBI: el peine láser HairMax Luz 9 y el casco láser portátil. Basado en la energía láser y fabricado con la más alta tecnología, el peine láser dispone de un mecanismo de separación del cabello patentado que permite que tanto el pelo como el cuero cabelludo queden directamente expuestos a la luz láser. Su uso ayuda a prevenir la caída capilar tanto en hombres como en mujeres en épocas puntuales como los cambios de estación o en periodos de estrés. Incorpora una batería de litio recargable y un soporte de carga.

En cuanto al casco láser, se trata de un aparato portátil que, colocado sobre la cabeza, actúa aplicando diodos láser de forma simultánea sobre todo el cuero cabelludo. Se trata de una terapia no invasiva que de forma sencilla y eficaz combate la caída capilar y, además, aumenta el número de cabellos en fase de crecimiento y revitaliza y añade densidad y volumen al pelo ya existente. Al ser de uso doméstico, permite adaptar la frecuencia del tratamiento según las necesidades personales, sin necesidad de acudir al centro. Se recomienda utilizarlo unos minutos al día, en días alternos, para conseguir resultados positivos. El caso láser se puede combinar con otros tratamientos para la caída del cabello y también con el microinjerto, una vez realizada la intervención.

Ambos productos basados en la TLDBI están disponibles de forma exclusiva en los centros Svenson.

Etiquetado con →  
Compartir →