Pelo-brilloAl igual que las uñas y la piel, el cabello está compuesto de un tipo de proteínas denominadas estructurales y cuya principal característica es la de ser fibrosas. Tal vez la más conocida sea la queratina. La principal misión de este tipo de proteína es “proteger” o “cubrir” la estructura capilar, pero también juega un papel fundamental en la formación del folículo del pelo y, por tanto, en el ciclo de crecimiento capilar.

El papel de las proteínas a nivel cutáneo y capilar es fundamental para la reparación de los tejidos y para asegurar el correcto funcionamiento celular. Por eso, si estas proteínas son deficitarias o cuando no realizan su función adecuadamente (con la edad, por ejemplo, su acción se ralentiza), esto puede traducirse, en el caso de las proteínas del pelo, en una peor salud capilar: falta de brillo, fragilidad y, sobre todo, caída.

Desde el punto de vista  de los cuidados habituales, una de las mejores estrategias para prevenir que las proteínas del pelo pierdan sus propiedades es aplicar cosméticos que contengan este ingrediente. Es bueno para el pelo utilizar productos específicos como el champú Svenson extra suave con queratina, que repara la película protectora de la fibra capilar evitando los daños producidos por los agentes físicos y restaurando el cabello dañado y las puntas abiertas.



La incorporación de proteínas a la dieta también resulta clave para paliar el posible déficit de este nutriente que puede estar afectando a la salud capilar. Los huevos, la carne, el pescado, el queso y frutos secos como las nueces son las principales fuentes de proteínas en la alimentación.  También son recomendables otros alimentos, como la gelatina, que proporcionan otro tipo de nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento de las proteínas, los aminoácidos.

Teniendo en cuenta que el aporte de sustancias que aseguran el correcto desarrollo del ciclo capilar procede directamente del flujo sanguíneo, también resultan indispensables las vitaminas para el pelo, especialmente las del grupo B (y fundamentalmente la B5). De hecho, las vitaminas de este grupo están directamente relacionadas con la mayor o menor fortaleza del cabello y con su caída. Se encuentran principalmente en los cereales integrales, los frutos secos, las legumbres, los lácteos y la levadura.

Así mismo, es bueno para el pelo en general y para el ciclo capilar en particular asegurar que los niveles de hierro sean los adecuados. Presente en pescados, huevos, hígado, carnes rojas, pan integral y harina de trigo, su déficit puede producir anemia, cuya consecuencia a nivel capilar es la pérdida de fuerza y brillo. Y no hay que olvidar otros minerales como el magnesio y el cinc, fundamentales para contrarrestar algunos signos de debilidad como la opacidad.

Por tanto, para asegurar que esas proteínas del pelo que garantizan su correcto crecimiento y le aseguran un estado óptimo funcionan adecuadamente, hay que prestar atención tanto a los hábitos cosméticos como al tipo de alimentación que se sigue. Todo ello, en definitiva, es bueno para el pelo.

Foto: NathanaelB

Compartir →

2 Responses to Las proteínas del pelo; ¿qué papel juegan?

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Al igual que las uñas y la piel, el cabello está compuesto de un tipo de proteínas denominadas estructurales y cuya principal característica es la de ser fibrosas. Tal vez la más conocida sea la queratina. La principal m…

  2. neliana dice:

    me parece muy interesante los beneficios q´ nos brindan estas proteinas en los alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *