Las causas de la calvicie siempre fueron atribuidas a factores principalmente genéticos hereditarios y hormonales. Si bien estas causas son las principales, también existen otros componentes de nuestra sociedad que pueden afectar la caída del cabello, incluso en edades tempranas. Svenson te informa.

Diversos estudios dermatológicos informan que las primeras manifestaciones de este fenómeno se da en personas adolescentes, especialmente los hombres en un 70% y luego en las mujeres entre un 18%-25%. Acostumbrados a que en el pasado la calvicie aparecía en personas de 35 o 40 años, en la actualidad este problema cada vez es más común en jóvenes de 25 años. El padecimiento de la alopecia a una edad tan temprana incita a los jóvenes a buscar soluciones capilares de forma inminente ya que supone a nivel psicológico un trauma determinante.

Si bien el cabello no es un órgano esencial para la vida, está demostrado que un alto porcentaje de los que padecen alopecia ven afectadas sus relaciones laborales y personales a gran escala. Psicólogos comentan que “la autoestima se ve claramente afectada. Los que sufren de calvicie desarrollan un sentimiento de miedo al rechazo lo que se refleja en sus relaciones personales”, explica un especialista.

Muchos pacientes, ante la desesperación, han recurrido a diversos medicamentos caseros y tratamientos (por ejemplo: untar su cabeza con excremento de animales) para mejorar la situación sin éxito alguno.

Especialistas capilares comentan que “la efectividad de los tratamientos capilares destinados a soluciones de pérdida del cabello dependen del estado de la alopecia cuando el paciente solita ayuda. No hay un tratamiento general que funcione para todos, sino que depende de cada caso en particular: tipo de cabello, avance de la alopecia, entre otros”.

Por ello es muy importante consultar con un especialista capilar para que analice cada caso y determine el tratamiento capilar ideal para cada paciente.

 

Etiquetado con →  
Compartir →