La alopecia se refiere a la caída de pelo y una disminución de la densidad del mismo en el cuero cabelludo.

Las causas son varias, puede ser por sexo, por edad, por tracción, por genética, puede tener causas nutricionales, medicamentos, estrés, enfermedades, cambios hormonales, etc.

La alopecia por tracción se produce cuando la persona se tira del pelo y se lo arranca, ya sea por la manera en que se peina o se hace moños o por tics nerviosos. En este último caso se habla de una alopecia traumática.

Por otra parte, el estrés también es una causa de alopecia debido a que se acelera la multiplicación de la célula del pelo, que nace, vive y muere más rápido.

Durante el embarazo se puede manifestar el fenómeno debido a los cambios hormonales que se producen. La caída de pelo no suele ser permanente, pero hasta que se normaliza puede pasar desde seis meses hasta un año. Hay enfermedades, como las autoinmunes que generan anticuerpos contra el pelo como los que se dan con las enfermedades sistémicas, por ejemplo, el lupus edematoso. En definitiva, en ocasiones los especialistas consideran la alopecia como un síntoma porque puede ser producida por otras enfermedades. Siempre hay que buscar la causa para poder tratarla.

Por eso, cuando notamos una caída de pelo anormal debemos consultar con un especialista.


Etiquetado con →  
Compartir →