Muchas veces hemos escuchado que la causa de una dolencia o enfermedad es el estrés. Pero ¿qué es el estrés realmente? ¿Cómo afecta a nuestra salud capilar? Svenson te informa.

El estrés es el resultado de la interacción entre las características de la persona y las demandas del medio que le rodea. Se considera que una persona está en una situación estresante o bajo un estresor cuando ha de hacer frente a situaciones que conllevan demandas conductuales que le resulta difícil poner en práctica o satisfacer.

Como ya hemos comentado, la caída del cabello puede ser también una enfermedad psicosomática. Los trastornos psicosomáticos son enfermedades físicas causadas, agravadas o reactivadas por factores psicológicos.

Teniendo en cuenta lo mencionado, los factores psico-emocionales y el estrés también pueden causar muchas enfermedades dermatológicas, entre ellas las alopecias, que pueden presentarse de forma súbita y de manera difusa o por placas. El problema produce un impacto negativo en el paciente debido al trastorno de su imagen y eso puede contribuir a agravar su ansiedad. Por eso, en determinados casos, los especialistas consideran necesario incluir terapias psicológicas en algunos tratamientos. Por lo general, las caídas de cabello provocadas por el estrés, suelen recuperarse entre los tres a los seis meses.

Hay diversos factores que pueden afectar a las emociones. Éstas a su vez repercuten en el sistema nervioso, el cual puede modificar el funcionamiento hormonal y, por ende, la circulación y el sistema inmunológico hasta ocasionar lesiones de distinto tipo, como por ejemplo la caída del cabello.

Es importante llevar una vida equilibrada y evitar caer en situaciones de estrés que afectan de forma negativa a nuestra salud en general.

Svenson te recomienda consultar con un especialista ante cualquier problema capilar para ayudarte a resolverlo de la mejor forma posible.

Etiquetado con →  
Compartir →