6126188638_e7e100618a_zLas causas y circunstancias implicadas en el desarrollo de la alopecia y la forma de hacer que la caída del pelo se frene o revierta una vez se ha iniciado es un objetivo constante por parte de los expertos en el tema y ocupa buena parte de los esfuerzos investigadores en este sentido. Fruto de este interés en los últimos tiempos se han conseguido avances y hallazgos muy prometedores que hacen que el anhelo de “recuperar el pelo pedido” sea una realidad cada vez más cercana y que apuntan hacia dónde pueden dirigirse en un futuro más o menos próximo los nuevos tratamientos contra la alopecia.

Una de las novedades contra la alopecia más significativas se refiere a las potencialidades que tiene la aplicación de células madre para el pelo, tal y como demostró una investigación llevada a cabo en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (EEUU). Este estudio se basó en la utilización de los fibroblastos dérmicos, un tipo de células existentes en la piel, las cuáles, mediante sofisticadas técnicas de laboratorio, fueron transformadas en células madre para después, y a partir de ellas, obtener nuevas células epiteliales, un tipo de célula presente en los folículos pilosos (además de en otras zonas del organismo). Al trasplantar estas células en roedores se observó que estás reproducían folículos muy parecidos a los que se encuentran en el tejido humano.

La investigación sobre alopecia en 2015 ha seguido en esta línea y ha arrojado nuevas evidencias, como las que se desprenden de un estudio realizado por el equipo del doctor Cheng-Ming Chuong, dermatólogo experto en células madre. El objetivo de esta investigación, que se desarrolló en la Universidad del Sur de California, fue analizar el entorno adyacente al folículo piloso dañado (causa principal de la alopecia) y las potencialidades que esta zona tiene de cara a una regeneración del cabello. En este contexto, Chuong y su equipo comprobaron que arrancando folículos pilosos (uno por uno) en áreas con una densidad específica se activaba la regeneración de nuevos cabellos (entre 450 y 1.300).

La explicación de este efecto regenerador hay que buscarla, según los autores de la investigación, en un fenómeno (principio de sensación de quórum) por el cual el sistema del folículo piloso responde a la eliminación de algunos (no de todos) los cabellos, debido a que los pelos arrancados lanzan una especie de “SOS” mediante la liberación de proteínas inflamatorias lo que, a su vez, desencadena una serie de procesos que favorecen la regeneración.

A la espera de más investigaciones en esta línea y de la obtención de resultados en humanos (las investigaciones se han llevado hasta ahora en ratones), está claro que la aplicación de células madre para la regeneración capilar es una de las líneas de futuro más prometedoras.

En la web de Svenson pueden consultarse sus estudios e investigaciones sobre la alopecia.

 

FOTO:  Joseph Elsbernd

Compartir →