CaspaPueden ir juntas o presentarse por separado; una (la grasa) puede ser causa de la otra (la caspa), pero ambas tienen como resultado un pelo de aspecto desvitalizado, sin cuerpo ni volumen y con sensación de sucio aunque se acabe de lavar. El exceso de caspa y grasa en el pelo es uno de los problemas referentes al estado y, también a la estética de su cabello que más preocupan a las personas que lo padecen, ya que tanto las escamas características de la caspa como el apelmazamiento que produce la grasa boicotean cualquier estilo y dan al traste con todo intento de lucir un pelo sano y bonito.

Los dos problemas tienen su origen en el cuero cabelludo. En el caso de la grasa, la causa está en una glándula sebácea que se encuentra en la raíz de cada folículo piloso, cuya misión es producir sebo (sustancia compuesta por grasas, células y ácidos) que asegura que el pelo se mantenga en buen estado y lo protege de las agresiones externas. Cuando por causas de distinto tipo (genéticas, hormonales, ambientales, nutricionales), esta producción “se dispara”, el resultado es un exceso de grasa generalmente en la raíz pero que puede extenderse al resto del cabello.

En cuanto a la caspa, está producida por una descamación excesiva del cuero cabelludo debida también a la incidencia de factores heterogéneos, que van desde la herencia hasta los efectos secundarios de productos capilares inadecuados y que favorecen que el proceso natural de exfoliación de la piel, por el cual se desprende de las células muertas, se acelere y éstas proliferen y den lugar a las características escamas blanquecinas de la caspa.  Asimismo, el exceso de grasa, si no se trata adecuadamente, puede favorecer la aparición de la caspa.

Al tratarse de alteraciones que afectan al correcto funcionamiento del cuero cabelludo, si no abordan de forma adecuada pueden acabar afectando al estado del nuevo cabello en formación y propiciar que se caiga antes de tiempo. El punto de partida de cualquier tratamiento para la caspa y la grasa pasa por lavar el cabello con un producto específicamente formulado para este problema capilar. La oferta en el mercado es amplia y actualmente es posible conseguir gamas completas (champú, acondicionador, mascarilla e incluso productos de styling) adaptados a los cabellos grasos y/con caspa.

En el caso del tratamiento anticaspa, una de las novedades más efectivas ha demostrado ser la aplicación del ácido salicílico para el pelo. Esta sustancia, de reconocidas propiedades queratolíticas (ayuda a eliminar las células muertas de la piel) se ha empezado a incluir en los productos de cosmética capilar y en tratamientos específicos para la caspa como el que Svenson ofrece a sus clientes (Tratamiento Salicílico) con el que se consigue una reducción en la producción de caspa de hasta el 90%.

 

 

Compartir →