9012558487_369e3bbd92_zEl
nombre de este problema capilar puede resultar cuanto menos impactante la
primera vez que se escucha. Sin embargo, el efluvio telógeno agudo no es más
que un tipo de
alopecia femenina,
que se caracteriza por una caída del
cabello de modo difuso y en mayor cantidad de la habitual, que coincide con la
fase capilar telógena o de caída. Sus señas de identidad son una caída
repentina y general del cabello que da lugar a pequeñas calvas, generalmente
circulares. Lo habitual es que este tipo de caída se frene de forma espontánea
y el pelo, una vez solucionada la causa o superada la situación que lo ha
provocado, vuelva a crecer de forma normal.
Sin embargo, en ocasiones, este
efluvio puede convertirse en crónico o dar lugar a una calvicie común.

Se
sabe que el efluvio telógeno agudo tiene una serie de desencadenantes más o
menos identificables:
el postparto, estar sometida a niveles elevados de
estrés o padecer una experiencia traumática; una alimentación inadecuada (una
dieta excesivamente hipocalórica, por ejemplo); la ingesta de ciertos medicamentos
(antiretrovirales, ácido acetilsalicílico, enalapril, heparina, aciclovir…); o
determinadas enfermedades.

Del
efluvio telógeno agudo se puede decir que es uno de los “grandes desconocidos”
en lo que a investigación sobre alopecia
se refiere, de ahí la importancia de un reciente estudio llevado a cabo por
profesionales de Svenson que se ha presentado en el último congreso de la
Academia
Española de Dermatología y Venereología (AEDV),

en el que se analizan las diferentes causas del efluvio telógeno agudo en
mujeres, su evolución y los tratamientos más eficaces.

Esta
investigación,
que corrió a cargo del doctor Nicolás Pérez Mora, asesor médico y científico de
Svenson
, contó con la intervención de un total de 503
pacientes. Una de las evidencias más interesantes arrojadas por este estudio es
la posibilidad de identificar los factores que permiten asociar el efluvio
telógeno agudo con la
alopecia
androgenética femenina
, un tipo de caída de cabello que,
aunque suele estar asociada a la población masculina, también puede darse en
mujeres y está relacionada, entre otros factores, con el proceso de
envejecimiento, la herencia o las alteraciones hormonales implicadas en el
periodo de menopausia. Entre los
factores que favorecen que el efluvio telógeno agudo desencadene en una
alopecia androgenética se encuentran, según este estudio, los problemas de
tiroides (un 58%), los déficits de hierro (un 52%) y las dietas severas (un
50%).

Para
el autor de esta investigación, los
resultados obtenidos con la misma van a permitir a los profesionales abordar de
forma personalizada cada uno de los casos, aplicando un tratamiento específico
en función de la causa que ha producido el efluvio telógeno agudo
. De
hecho, el 70,02% de las pacientes incluidas en este estudio presentaron una
evidente remisión del problema a los 6 meses de iniciar el tratamiento en
Svenson.

 

FOTO:
http://www.flickr.com/photos/renovacream/9012558487/

 

 

Compartir →