Desde su comercialización como tratamiento para la caída del cabello, los efectos secundarios de finasteride han sido periódicamente objeto de debate y controversia, sobre todo en lo que se refiere a su repercusión en la sexualidad. Este fármaco pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de la 5-alfa reductasa. En un principio, su finalidad era muy distinta a aquella con la que se aplica actualmente. En efecto, finasteride se empleaba inicialmente para el tratamiento de los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata. El hecho de que aquellos pacientes que lo consumían experimentaran también un ralentizamiento de la caída capilar fue la pista que siguieron los expertos para desarrollar la recomendación de este fármaco en el abordaje de la alopecia.

Posteriormente se demostró que en el caso del cabello, el bloqueo de la enzima 5-alfa reductasa impide la transformación de la testosterona en dihidrotestosterona, inhibiendo la atrofia del folículo piloso y contribuyendo así a la reducción de la caída capilar.

Este fármaco se administra por vía oral, en una dosis recomendada de 1 miligramo al día. Puede ser utilizado por hombres que sufren alopecia androgénica. Los efectos se comienzan a notar entre los 3 y 6 meses de haber comenzado el tratamiento. 

Las contraindicaciones de finasteride incluyen a los niños y a los pacientes con insuficiencia hepática. También se recomienda que antes de usarlo se realice, en los hombres, un estudio de los niveles de antígeno prostático, ya que puede llegar a reducir sus niveles.

En cuanto a los efectos secundarios de finasteride, los que más debate han suscitado han sido los que tiene sobre la libido, disminuyéndola, y también sobre la función eréctil. Sin embargo, una de las últimas investigaciones realizadas en este sentido ha demostrado que este riesgo es mínimo. Sus autores observaron que tan sólo un 1,8 por ciento de los hombres que consumían este fármaco experimentaron una disminución de su libido y un 1,3 por ciento tuvieron disfunción eréctil. También se ha asociado el fármaco con la disminución de la cantidad de esperma, pero no del número de espermatozoides. Todos estos efectos secundarios de finasteride relacionados con la disfunción sexual son reversibles una vez que se suspende su uso: algunos sienten aumentar su libido al dejar finasteride, otros aprecian mejora en su problema de disfunción eréctil…

Lo que sí hay que tener claro es que una vez que se deja el tratamiento cesan los efectos positivos sobre el crecimiento del cabello. De ahí la importancia de que este medicamento se consuma siempre bajo la supervisión del médico y que se consulte al especialista en caso de padecer algunos de estos síntomas u otros que se han asociado al fármaco: salpullido, urticaria, inflamación de labios y cara, dificultad para respirar o tragar…

 

Compartir →