No-fumar

Básicamente, la razón por la que vigilar los hábitos redunda en una mejora del aspecto del cabello se debe a que todas estas medidas favorecen una mejor oxigenación de los tejidos, con lo que, de paso, se asegura el adecuado suministro de nutrientes a todas aquellas zonas del organismo en las que éstos son necesarios. Y el cuero cabelludo es un importante receptor de estas sustancias, entre las que destacan las vitaminas, excelentes para el pelo, los minerales y los aminoácidos, muy importantes para mantener las proteínas del pelo en las mejores condiciones.

Es por esta razón que el tabaco es uno de los factores que más se relacionan con la caída del cabello. Al igual que a través del torrente sanguíneo llega hasta el bulbo capilar un conjunto de sustancias que es bueno para el pelo, este mismo canal transporta también compuestos procedentes del humo inhalado y de la nicotina, que pueden afectar al correcto desarrollo del folículo piloso, alterando la formación de nuevo cabello. De hecho, está demostrado que el humo inhalado produce una vasoconstricción en estos folículos. ¿La consecuencia? Un cabello más desvitalizado, en el que componentes como las proteínas del pelo han perdido parte de sus propiedades; una pérdida de brillo, una mayor fragilidad y, en definitiva, un mayor riesgo de caída capilar.


Además de seguir unos hábitos lo más saludables posible, es importante incorporar a los cuidados capilares diarios una serie de gestos que benefician al cabello y ayudan a prevenir o minimizar la caída. Así, por ejemplo, un buen masaje estimulante, realizado directamente sobre la piel de la cabeza, activa los vasos sanguíneos y aumenta el metabolismo del cuero cabelludo. Otra de las estrategias que recomiendan los expertos es utilizar un champú que sea adecuado al tipo de cabello que se tiene y un par de veces al año (preferentemente en primavera y otoño), usar  un tratamiento estimulante. En los casos en los que se note que el cabello está más débil, frágil o se cae en mayor cantidad de la habitual, también es bueno para el pelo incluir en la dieta  proteínas y minerales como el hierro y complementos alimenticios específicos que aportan vitaminas para el pelo.

Por tanto, para mantener la salud capilar y evitar la caída del cabello, el tabaco, los horarios irregulares, las dietas desequilibradas y otros hábitos nocivos para la salud deben ser eliminados poco a poco. El organismo y, también, el cabello, lo agradecerán.

Foto: hegarty_david

Compartir →

One Response to Dejar el tabaco… y otros hábitos que evitan la caída del pelo

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Básicamente, la razón por la que vigilar los hábitos redunda en una mejora del aspecto del cabello se debe a que todas estas medidas favorecen una mejor oxigenación de los tejidos, con lo que, de paso, se asegura el adecu…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *