142287712_7e8679eb7a_zEl cuero cabelludo irritado puede ser
indicativo de otros problemas capilares frecuentes, como la caspa, el exceso de
grasa y, en casos más serios, eccemas y dermatitis. El picor en el pelo suele ser a su vez la forma en la que la
irritación de esta zona corporal se manifiesta. Pero, ¿por qué se irrita el
cuero cabelludo? Y, sobre, todo, ¿cómo plantar cara a esta situación?

Hay que
tener en cuenta que el cuero cabelludo
es la piel que recubre al cráneo, cuyo grosor es mayor que el de otras partes
del cuerpo. Es también el área corporal donde hay mayor número de folículos
pilosos, en los que nace y se desarrolla el cabello. También posee un número
importante de glándulas sebáceas y sudoríparas
.  Pero pese a esta “dotación” excepcional, el
cuero cabelludo tiene un punto débil, y es que su equilibrio se altera con
mucha facilidad debido a factores tanto internos (estrés, dieta deficitaria,
ciertos fármacos) como externos (cuidados inadecuados, contaminación ambiental,
tratamientos capilares agresivos….).

Esta
“debilidad” es la que propicia que en esta zona aparezcan problemas como la
caspa, la grasa, el
pelo
frágil
, y, relacionado
con todo esto, la caída excesiva del cabello. Teniendo en cuenta todo esto, es
muy importante que el cuero cabelludo reciba los cuidados adecuados. En
general, todo aquello es bueno para el
pelo
repercute en el bienestar de esta zona. Así, el gesto básico para asegurarse un cuero cabelludo en óptimas
condiciones es el lavado. Y aquí no es tan importante la frecuencia como el tipo
de producto elegido, ya que la película hidrolipídica puede verse alterada por
la acción de algunos tensioactivos (los agentes de acción lavante presentes en
los champús y que actúan eliminando temporalmente la película protectora)
.
Cuando se trata de un cuero cabelludo sensibilizado, el uso de los
tensioactivos agresivos puede alterar su equilibrio hasta el punto de que tarda
hasta 10 horas en reestablecerse.

También,
y  al igual que ocurre con la piel del
cuerpo, la epidermis del cuero cabelludo se beneficia notablemente de la
exfoliación, ya que este gesto cosmético
permite eliminar las células muertas, impide la acumulación progresiva de sebo,
restos de productos químicos y polución y combate de forma eficaz problemas
como la caspa. Para ello, hay que recurrir a productos específicos que se deben
repartir de forma uniforme mediante un suave masaje, dejándolos actuar durante
unos minutos.

Respecto
a los
masajes
capilares
, son sin
duda la mejor estrategia para reactivar la circulación de la piel de esta zona
y, también, favorecer la correcta penetración de las sustancias activas
contenidas en los productos específicos. Realizar un masaje de este tipo es tan
sencillo como ejercer suaves movimientos circulares con las yemas de los dedos,
sin presionar. Otro gesto que hay que
cuidar es la temperatura del agua, ya que si esta es excesivamente caliente
puede resecar en exceso el cuero cabelludo. Por la misma razón, hay que limitar
al máximo el uso del secador.

 

FOTO: http://www.flickr.com/photos/facing_north_east/142287712/

Compartir →