Preocupada-por-el-pelo El cuidado capilar no es patrimonio exclusivo del género femenino y, contrariamente a lo que pueda parecer, la preocupación de los hombres en lo que al estado de su cabello se refiere no se limita al temor más o menos intenso a quedarse calvos. Así lo han puesto de manifiesto varias encuestas y estudios que han analizado los hábitos cosméticos masculinos en general y los cuidados capilares en particular.

 Así, por ejemplo, un estudio llevado a cabo por la firma Gillete a nivel europeo reveló que los españoles son, junto a los italianos, los que más invierten en los cuidados del cabello. En cuanto a los estilos capilares, la encuesta reveló que los mediterráneos prefieren llevar el cabello largo. ¿Y qué pasa con la calvicie? Pues es un tema que a la gran mayoría de los encuestados les sigue produciendo, literalmente pánico… aunque hay un cambio de concepto al respecto: el hecho de que algunos famosos y personajes de alto standing lleven la cabeza rapada ha producido una mayor aceptación de las cabezas poco pobladas o calvas por parte del sector masculino, según se desprende de esta encuesta. 

 Sin embargo, la mayor o menor cantidad de cabellos que peinan a diario sigue ocupando el número uno del ranking de las preocupaciones masculinas cuando se les pregunta por los cuidados capilares y, además, en las respuestas de muchas de las encuestas subyace un cierta resignación (y, también, escepticismo) respecto a las soluciones a la alopecia. Es el caso, por ejemplo, de una encuesta realizada entre 1.500 europeos (Gallup), en la que el 75 por ciento de los españoles que reconocieron estar afectados por la alopecia confesaron no haber iniciado ningún tratamiento para paliarla. ¿La razón? La mayoría aseguró estar convencidos de que este problema no tenía solución. En la misma línea, un estudio reciente llevado a cabo por Consumer Reports Health reveló que el 53 por ciento de los hombres a los que se les había pedido su opinión sobre los remedios existentes actualmente en el mercado para frenar la caída del cabello consideraban que las virtudes de estos tratamientos estaban supravaloradas. Además, cuándo se les preguntó cuál era, en su opinión, la mejor actitud a adoptar frente a la calvicie, la mayoría señaló la opción de disimular la caída de pelo como una de las más efectivas y, también, la aceptación. Entre las ventajas que enumeraron del hecho de asumir la pérdida de pelo destacan  un menor tiempo dedicado al cuidado del cabello, el ahorro en champú y otros productos y, sobre todo, el no despeinarse.

 También hay datos estadísticos acerca de la cantidad de presupuesto que los hombres destinan a su cuidado capilar; un ejemplo:  los hombres norteamericanos invirtieron el año pasado un total de 1.500 millones de dólares (aproximadamente 1.212 millones de euros) en remedios de distinto tipo para favorecer el crecimiento del cabello.

 Pero son sin duda los datos arrojados por las numerosas encuestas que realiza la International  Society of Hair Restoration Surgery (ISHRS) los más “sustanciosos” y, también, ilustrativos, acerca de hasta qué punto el cabello preocupa a los hombres. En una de las más recientes, este organismo preguntó a los encuestados qué aspectos valoraban más en una época de crisis como la actual: tener más amigos, tener más dinero o tener más pelo. El 59,8 por ciento se decantó por esta última opción. Estas respuestas están en la misma línea de las que se obtuvieron durante las navidades de hace cuatro años, cuando se les preguntó si renunciarían a alguna de sus posesiones más preciadas a cambio de lucir unas cabelleras más pobladas. El 57 por ciento se mostró dispuesto. Y entre las pertenencias que hipotéticamente cambiaría por más pelo destacaron el equipo de música (un 26%), el móvil (un 17%), un coche caro (un 17%), el portátil (un 17%), la tv de plasma (un 13%) y un barco (un 6%).

 

Compartir →