La aplicación de los antioxidantes a nivel cutáneo y capilar tiene muchos beneficios, ya que se trata de sustancias que captan los famosos radicales libres que dañan las células y son los principales responsables del envejecimiento prematuro, tanto de la piel como del cabello. Los antioxidantes cosméticos más utilizados son las vitaminas C y E, pero hay otras sustancias, como la coenzima Q10, que también tienen esta propiedad.

A nivel cutáneo, se ha demostrado que la aplicación regular de esta sustancia aumenta el grosor y la elasticidad de la piel, frenando de forma evidente el proceso natural de envejecimiento. En cuanto a la utilización de la coenzima Q10 para el pelo, hay evidencias de que, al igual que ocurre en la piel, actúa directamente sobre los factores relacionados con el envejecimiento, favoreciendo el correcto crecimiento del cabello y la vitalidad capilar.


Una de las principales funciones de esta sustancia es fortalecer el cabello. Y es que debido a sus propiedades antioxidantes, no sólo mantiene a raya la acción de factores como el tabaco, el estrés, la contaminación o el exceso de sol, todos ellos generadores de radicales libres, sino que también repara los estragos que estas sustancias producen a nivel capilar, de ahí que los tratamientos con coenzima Q10 estén especialmente indicados para los cabellos desvitalizados, debilitados y quebradizos, a los que devuelve la elasticidad y aumenta su grosor.

Esta misma acción protectora y reparadora es la que hace que los tratamientos capilares que contienen esta sustancia estén también indicados para prevenir la alopecia, ya que la acción de la coenzima Q10 en la piel del cuero cabelludo asegura el correcto funcionamiento de éste, aportando la energía que las células del folículo piloso necesitan para “fabricar” un nuevo cabello sano y vigoroso (en este sentido, la utilización de la coenzima Q10 se podría considerar uno de los avances contra la alopecia en 2014). Otra de las propiedades de esta sustancia es la de mejorar la circulación sanguínea, fomentando la oxigenación de los tejidos corporales, y se sabe que un aporte adecuado de oxígeno al cuero cabelludo es la clave de un pelo sano y bonito.

Los expertos de Svenson han puesto a disposición de sus clientes un tratamiento a base de coenzima Q10 indicado para retrasar el proceso de envejecimiento capilar y, también, para fortalecer el pelo y prevenir la caída. El tratamiento, a base de ampollas, se aplica en los centros que Svenson tiene repartidos por toda España (10 ampollas en el centro y otras 10 para complementar el tratamiento en casa, PVPR 930 euros). También, para seguir o potenciar los efectos del tratamiento en el domicilio, Svenson ofrece una caja de 20 ampollas (Caja Q10 de Svenson, PVPR 399.30 euros).

Sin duda, se trata de una excelente opción para mantener el pelo y el cuero cabelludo sanos y, también, para prolongar su aspecto joven durante más tiempo.

Compartir →