8427139071_82aba6335e_cEl
pelo nace, crece, se desarrolla y, finalmente, muere. Y esta “muerte” se
traduce en una caída que, si bien constituye un proceso totalmente natural,
cuando se produce de forma excesiva puede convertirse en un problema. El ciclo capilar depende de las
características de cada persona y de otras circunstancias como la climatología,
la edad, determinadas enfermedades o el estrés, entre otras. La pregunta es: ¿se puede influir de alguna
manera en el comportamiento de este ciclo capilar, especialmente cuando éste es
anómalo?
Pues sí, recurriendo, por un lado, a los tratamientos específicos
anticaída, y, por otro, adoptando unos hábitos y unos cuidados adecuados, ya
que todo lo que lo que es bueno para el pelo favorece la salud capilar.

Respecto
a los tratamientos, uno de los más utilizados son las
ampollas
anticaída
. Sencillas, fáciles de usar y muy efectivas,
presentan la ventaja frente a otros tratamientos de que se pueden aplicar en
casa. Están formuladas a base de
principios activos que actúan directamente sobre el cuero cabelludo,
produciendo un efecto distinto según el tipo de producto del que se trate
:
revitalizantes, anti-edad, de choque….
Está demostrado que la
aplicación regular de estas ampollas incide positivamente en el comportamiento
del ciclo capilar, aumentando el ritmo de crecimiento, fortaleciendo el cabello
y ralentizando la caída.

Una
de las soluciones más novedosas para el problema de la caída es el
plasma
rico en plaquetas para el cabello
. Esta técnica, que ya
se utiliza con resultados satisfactorios en otras partes del organismo, consiste en la aplicación de plasma rico en
plaquetas, procedente de la sangre del propio paciente. Estas plaquetas son las
células corporales que poseen una mayor proporción de factores de crecimiento,
por lo que tienen la propiedad de que, cuando se inyectan en algún tejido del
organismo, inician de forma natural un proceso de regeneración
.  En el caso de su aplicación sobre el cuero
cabelludo,
las
últimas investigaciones realizadas al respecto

de esta técnica han demostrado que es capaz de incrementar significativamente
el crecimiento y reducir de forma notable el debilitamiento del cabello. Todo
ello hace que se perfile como una terapia más que prometedora en el abordaje de
la caída capilar.
 

En cuanto a los hábitos y cuidados
dirigidos a fortalecer el cabello y favorecer el correcto funcionamiento del
ciclo capilar, el primero de todos es elegir un champú adecuado, que incluya
ingredientes nutritivos y reestructurantes
. La
periodicidad depende de cada tipo de pelo, pero es importante evitar la
acumulación de grasa, porque ésta activa la proliferación de bacterias y disminuye
la oxigenación capilar en el cuero cabelludo. Para mejorar el estado de los
largos y puntas es muy importante, además de cortarlas regularmente, el uso de
acondicionadores y mascarillas. Ambos productos aportan sustancias que
restituyen algunos componentes de la estructura capilar perdidos y mejoran notablemente el aspecto del cabello, haciéndolo
parecer más fuerte. Y, sobre todo, es muy importante minimizar el uso de todas
las técnicas y tratamientos que agreden excesivamente al cabello: tintes,
secador, planchas, permanentes…

 

FOTO:
http://www.flickr.com/photos/schnubble/8427139071/

Compartir →