Según fuentes de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), en el año 2011 se abrieron en España un 20% más de clínicas de Medicina Estética, algo cuanto menos chocante teniendo en cuenta la actual coyuntura económica en la que nos encontramos. Este dato se une a los de otras encuestas e investigaciones recientes que ponen de manifiesto que, en época de crisis, las partidas destinadas a la belleza en general y a los tratamientos que se aplican en los centros de estética en particular apenas sufren modificaciones dentro del presupuesto familiar. Paradójico en este sentido es el caso de las barras de labios, cuyas ventas siempre experimentan un aumento espectacular en momentos de recesión económica.

Sin embargo, cuando se trata de elegir centros de estética o centros capilares con garantías, hay que recurrir al típico-tópico de que “no es oro todo lo que reluce”. Y en este sentido sí que la crisis ha afectado negativamente al sector, dando lugar a la proliferación de establecimientos que no reúnen las mínimas condiciones de seguridad y eficacia a las que deben adaptarse los centros de este tipo. De hecho, desde la SEME se lleva pidiendo desde hace tiempo una regulación adecuada al respecto.

La cuestión es: ¿cómo acertar en la elección de centros capilares y centros de estética que reúnan todas las garantías? En este sentido, las personas que acude a un determinado centro y quedan satisfechas con el tratamiento, con el trato recibido y, sobre todo, con el resultado, suponen la mejor recomendación.

Pero sin duda, la estrategia más recomendable para asegurarse de que determinado centro cumple con todas las garantías es comprobar si cuenta con los principales certificados de calidad, el más importante de los cuales es el de AENOR.

Los comentarios y opiniones de las personas que han acudido a Svenson nos ayudan a la hora de garantizar que los profesionales de nuestros centros capilares, además de tener una correcta formación en las últimas técnicas y métodos para el cabello, asesoran previamente al paciente y le explican con todo detalle las peculiaridades del tratamiento y, lo que es más importante, qué pueden esperar realmente de él.

Y esta es precisamente uno de los indicios que puede ayudar a determinar que un centro de estética es confiable: las explicaciones detalladas, la claridad y la transparencia a la hora de asesorar a un cliente, algo que es aplicable tanto a las técnicas y tratamientos en sí como a los precios de cada uno de ellos (para evitar sorpresas). En Svenson, a través de las opiniones de nuestros clientes, tratamos de mejorar en este aspecto de forma permanente, evitando malentendidos y ofreciendo las expectativas razonables para cada caso. Por eso damos importancia a las encuestas que anualmente recogen de forma científica las opiniones de los clientes de Svenson, además de los testimonios y comentarios que nos orientan sobre cuestiones más particulares.

Además de exigir transparencia y calidad a los centros de estética, es muy importante también que los usuarios dejen muy claro cuál es su problema, pidan asesoramiento y pregunten sobre todos los aspectos relacionados con el tratamiento, técnica o intervención elegida. Más vale prevenir…

 

Compartir →