6582893153_ef7eb0eaec_zEl
cuero cabelludo, al igual que ocurre en la piel de otras zonas del cuerpo,
puede presentar algunas alteraciones que si bien no revisten gravedad en la
mayoría de los casos, dan lugar a un buen número de problemas capilares
tan molestos y antiestéticos como la caspa
y

la grasa
. Las infecciones capilares,
los hongos en el pelo y otras circunstancias que pueden afectar a la salud
capilar, unidos a unos hábitos inadecuados, son los principales responsables de
este tipo de problemas.

En
el caso de la caspa, el principal agente implicado es un tipo de hongo,  Malassezia Globosa,
que prolifera “a sus anchas” en el cuero cabelludo, dando lugar a esa
característica descamación blanquecina. 
La grasa, o mejor dicho, el exceso de grasa (ya que la presencia de sebo
o grasa natural es un elemento fundamental para la salud capilar) es uno de los
problemas capilares que más preocupa a la población, debido sobre todo a lo
antiestético que resulta. Además, en muchas ocasiones, ambas condiciones
capilares, caspa y grasa, están relacionadas.

Otra
de  las infecciones capilares frecuentes
son los hongos en el pelo, un problema conocido popularmente como tiña y
que está producido por un tipo específico de estos microorganismos, los dermatofitos,
los cuales tienen la peculiaridad de que solo colonizan en estructuras con
queratina (un tipo de proteína presente de forma natural en el cabello y,
también, en las uñas y en la epidermis). Los hongos en el pelo son más
frecuentes en los niños y sus principales
síntomas
son la pérdida de pelo en áreas circulares;
lesiones redondeadas, rojizas y con descamaciones; áreas con cabellos cortados
a ras del cuero cabelludo y, en ocasiones, extensión de estas lesiones a la
cara o al resto del cuerpo.

Afortunadamente,
todos estos problemas capilares tienen solución. El primer paso consiste
siempre en ponerse en manos de un dermatólogo o especialista en salud capilar
para que diagnostique el problema y prescriba el remedio más apropiado a cada
caso. Los tratamientos para el pelo de última generación son seguros, fáciles
de aplicar y, sobre todo, efectivos.

Por
ejemplo, en el caso de los hongos
en el pelo
, el tratamiento médico habitual
consiste en la aplicación de lociones de uso tópico, combinadas con la
administración de fármacos (itraconazol,
griseofulvina).
Este tratamiento debe acompañarse de una serie de medidas higiénicas (mantener
la zona limpia y seca) y hay que mantenerlo entre 4 y 8 semanas.

Los
últimos tratamientos
capilares para la caspa y la grasa
incluyen fórmulas
que incorporan las sustancias que han demostrado ser muy efectivas para plantar
cara a estos problemas sin agredir en exceso el cuero cabelludo
. En el caso
de la caspa, los productos específicos ejercen un efecto descongestionante,
purificante y acondicionador, consiguiendo así no sólo tratar la raíz del
problema sino también proporcionar confort al cuero cabelludo, mientras que el
principal objetivo de los tratamientos para la grasa es equilibrar la
producción de sebo.

Diagnóstico,
recomendación del experto y tratamiento adecuado son pues las tres claves para
abordar los problemas capilares más frecuentes
.

 

FOTO:  http://www.flickr.com/photos/amandadias/6582893153/

Compartir →