El láser es una de las tecnologías que cuentan con mayor implantación en campos como la Medicina, aplicándose en distintas especialidades y con diversas finalidades, debido al efecto positivo que la luz que emite ejerce sobre el proceso biológico del cuerpo humano. También es una técnica muy importante en el ámbito de la cosmetología y, en esta línea, los resultados de varios estudios e investigaciones han demostrado que el láser de baja intensidad tiene también muchos beneficios en el campo de la salud capilar en general y en la prevención de la caída del cabello en particular. En concreto, la Terapia Láser de Baja Intensidad (TLDBI), también llamada terapia de láser frío o fototerapia, está especialmente recomendada para los casos de alopecia androgenética, de alopecia aréata y el efluvio telógeno.

Se ha demostrado que al aplicar el láser de baja intensidad en el cuero cabelludo se estimula la circulación de la sangre en los folículos pilosos que se encuentran en fase de crecimiento y mejora la vasodilatación capilar, lo que aumenta el número de cabellos sanos,  favorece su correcto desarrollo y previene la caída. Además, esta tecnología tiene otros efectos añadidos como son la regulación de la grasa que se produce en esta zona y el alivio de las irritaciones y otros problemas que pueda presentar la piel del cráneo.


Teniendo como base estas evidencias científicas, los especialistas de Svenson han desarrollado dos productos fabricados con la más alta tecnología y que tienen como objetivo potenciar los beneficios del tratamiento con láser para el pelo. Uno de ellos es el peine láser Hair Max Luz 9, diseñado con nueve diodos láser independientes, que generan luz visible en columnas, y con un mecanismo de separación del cabello patentado, que permite que tanto el cabello como el cuero cabelludo queden directamente expuestos a la luz láser. Este peine incorpora una batería de litio recargable y un soporte de carga, pueden usarlo tanto hombres como mujeres y está especialmente indicado para prevenir la caída capilar en épocas puntuales como son los cambios de estación o los periodos de estrés intenso.

El otro producto es el casco láser, un aparato con diseño en forma de casco que, colocado sobre la cabeza, actúa aplicando diodos de láser simultáneamente sobre todo el cuero cabelludo. La principal finalidad de este casco láser es combatir la caída capilar y, también, aumentar el número de cabellos que se encuentran en fase de crecimiento y revitalizar y añadir densidad y volumen al cabello ya existente, mejorando notablemente su aspecto. Es una terapia no invasiva, sencilla y fácil de utilizar que presenta la ventaja añadida de que, al ser de uso doméstico, permite adaptar la frecuencia del tratamiento a los requerimientos personales, sin necesidad de acudir al centro. Asimismo, se puede combinar con otros tratamientos específicos para la caída del cabello y también usarse después de una intervención de microinjerto, para potenciar los resultados.

Compartir →