Es una técnica que se lleva aplicando ya un tiempo con resultados muy exitosos en el ámbito de la Medicina, sobre todo para la recuperación de lesiones articulares vinculadas a la práctica deportiva y, cada vez más, se perfila como una terapia efectiva para el abordaje de la alopecia. La razón de que todas las miradas estén puestas en el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es que, a diferencia de otras técnicas y terapias, su “principio activo” procede del propio paciente.

En efecto, el PRP es un tipo de plasma sanguíneo que, por un lado, tiene una concentración de plaquetas muy superior a la habitual y, por otro, contiene unas proteínas, los factores de crecimiento (FC) que son los responsables de la cicatrización, la coagulación y la regeneración de los tejidos. Se ha demostrado que estos FC, aplicados sobre heridas o tejidos dañados, favorecen y aceleran su regeneración y recuperación y, en el caso del PRP para el pelo, las investigaciones han evidenciado cómo al aplicarlos sobre el cuero cabelludo de una persona con alopecia, actúan directamente sobre el funcionamiento del folículo piloso, aumentando su vascularización, incrementando su tamaño y, en definitiva, favoreciendo el nacimiento de nuevo cabello.

La forma de obtención de estos FC es clave en este tratamiento: mediante una técnica de “centrifugado”, se trabaja un pequeño volumen de sangre extraída del propio paciente con el objetivo de aislar y concentrar esos factores de crecimiento. Una vez extraídos, se aplican sobre el cuero cabelludo, mediante un procedimiento de bioestimulación capilar. La gran ventaja de este tratamiento es que no hay riesgo de rechazo, ya que la sustancia que se emplea procede del paciente (son transfusiones de su propio plasma).

Este tratamiento está especialmente indicado en los casos en los que la pérdida de cabello está relacionada con el estado del cuero cabelludo, como ocurre en el efluvio telógeno, un tipo de alopecia que es más habitual en las mujeres y que se caracterizan por una pérdida de pelo generalizada por toda la cabeza. El Tratamiento de Bioestimulación Capilar que se realiza en los centros Svenson consta de 2 sesiones de tratamiento con PRP y 2 sesiones de mesoterapia capilar que se realizan intercaladas a lo largo de 8 meses. Tras cada sesión el paciente puede hacer vida totalmente normal. Las mesoterapia intradérmica de vitaminas y ácido hialurónico potencia los efectos del PRP al ser dos sustancias muy beneficiosas para el cuero cabelludo.

Los resultados son muy satisfactorios: en el caso de los efluvios, en la mayoría de los casos el tratamiento es definitivo y se consigue recuperar el cabello completamente. En otros tipos de alopecia, como la androgenética, se recomienda repetir la terapia de forma anual. La aplicación de PRP es compatible con otras soluciones para la alopecia como el microinjerto u otro tratamiento capilar.

 

Compartir →