2814640473_5bd7bfc9bc_zTener un padre y abuelo calvo es interpretado por muchos hombres como la prueba irrefutable de su “condena” a lucir una generosa calva. Pero cuando se trata de determinar las causas y orígenes de la alopecia hereditaria, hay otros factores genéticos a tener en cuenta y muchos de ellos, sin embargo, no son conocidos. Es el caso del importante papel que juega el cromosoma X, el cual está ligado al gen receptor de andrógenos (determinante en el desarrollo de la calvicie). Este cromosoma es hereditario, pero no por parte paterna, sino que forma parte de la herencia de la madre. ¿Conclusión? Para “predecir” la calvicie futura no solo hay que tener en cuenta el hecho de que el padre padezca alopecia, sino que el abuelo por vía materna es también un importante punto de referencia en este sentido.

Sin embargo, la mera observación familiar no es una técnica de peso para determinar el grado de probabilidad que se tiene de ser calvo; se trata más bien de un ejercicio orientativo. Las alteraciones genéticas relacionadas con la calvicie no se rigen por criterios fijos e inamovibles y, de hecho, las que afectan al gen del receptor androgenético –“artífice de la alopecia- no se producen según un patrón estándar: hay veces en las que se suceden sin interrupción de un miembro de la familia a otro mientras que en otros casos pueden saltarse varias generaciones. 

Por suerte, hay métodos más científicos que permiten determinar con certezas (y no con conjeturas o cálculos basados en la mera observación) la posibilidad real de ser calvo y que, además, constituyen una excelente herramienta para saber cómo prevenir la alopecia y adoptar las estrategias adecuadas para anticiparse a su aparición. Uno de ellos es el test de alopecia, una prueba genética de alopecia androgenética en hombres y de sensibilidad a andrógenos en mujeres.

Esta prueba genética permite, a través de unas muestras de ADN conocer de forma precisa la mayor o menor predisposición a padecer alopecia androgenética. Tras obtener la muestra (mediante un procedimiento sencillo y totalmente indoloro), ésta se envía a un laboratorio especializado en Estados Unidos, donde es sometida a un análisis destinado a conocer a fondo las características capilares y factores concretos implicados en la alopecia androgenética, como por ejemplo las alteraciones en el gen de los receptores de andrógenos. Se sabe que los andrógenos están directamente implicados en la caída de pelo de las mujeres.

Los resultados obtenidos permiten poner en marcha estrategias destinadas a prevenir el desarrollo de la alopecia o frenar su evolución en caso de que ya haya aparecido.

El test de alopecia hace posible también determinar, en el caso de los hombres, el grado de respuesta que se va a tener frente a uno de los dos medicamentos aprobados actualmente para el tratamiento de la alopecia: finasteride.

Este test, de nombre Hair DX, es uno de los servicios que Svenson ofrece de forma exclusiva a sus clientes en España.

FOTO: COCONINOCO

 

Compartir →