photo © 2010 Juana | more info (via: Wylio)

En torno a los 40 años, se estima que el 25 por ciento de las mujeres presentan problemas capilares que derivan en una pérdida de cabellos, y una de cada dos  padece este problema al llegar a los 50 años. Pero ya incluso antes, las zonas en las que el cabello “clarea” es un factor que empieza a tenerse en cuenta en los cuidados de belleza capilar. Son varias las causas por las que se cae el cabello y que pueden favorecer la alopecia en mujeres: emocionales, hormonales y endocrinas, sin olvidar que también hay un factor estacional (la llegada del otoño, por ejemplo) que también incide en mayor o menor medida.

A ello hay unir el paso del tiempo: con la edad, la fase de crecimiento capilar se reduce, el cabello se renueva más lentamente y su diámetro y densidad disminuyen. Además, el colágeno que rodea la raíz se hace cada vez más rígido, dando lugar a un cabello de peor calidad.

En la mayoría de los casos de alopecia femenina, el cabello se recupera con un tratamiento específico y el uso de productos de belleza capilar adecuados. Incluso hay veces que remite de forma espontánea, una vez que el organismo vuelve a recuperar el equilibrio o que el factor que la ha producido cesa.

El primer paso para plantar cara a la alopecia en mujeres es buscar el consejo de un profesional (como los de  Svenson para mujeres) ya que no todas las caídas de cabello o pérdidas de densidad son iguales ni se producen por los mismos motivos.

Después, se deben adaptar los productos de cuidado diarios al problema. Así, por ejemplo, la mejor opción es emplear un champú tratante que prepare el cuero cabelludo y lo deje en las mejores condiciones para recibir los principios activos empleados para combatir la alopecia femenina.

La clave es aplicar de forma regular las sustancias que han demostrado ser eficaces para el tratamiento de problemas capilares como la alopecia en mujeres; por ejemplo, el minoxidil, (una molécula que combate la rigidez del colágeno que rodea el cabello y permite un mejor anclaje del bulbo piloso en el cuero cabelludo) y determinados productos que contienen vitaminas o aminoácidos como la vitamina A y B, la cistina o la biotina, que favorecen la recuperación del cabello perdido. Es importante aplicar siempre este tipo de productos mediante un suave masaje, para facilitar así la correcta penetración de los principios activos que contienen en el interior del cuero cabelludo y, al mismo tiempo,  estimular la circulación sanguínea.

Para los casos más serios o, simplemente, si este tipo de tratamientos convencionales no funcionan o existen dudas sobre cómo utilizarlos, se puede recurrir a la amplia oferta de opciones de Svenson para mujeres. Hay una solución para cada caso y para cada necesidad concreta… porque cada alopecia femenina es “única y personal”.

Compartir →