La caspa no es solo un problema estético, sino que se trata de la manifestación de un funcionamiento alterado del cuero cabelludo. En su aparición influyen diversos factores, pero las últimas investigaciones apuntan con fuerza hacia un origen hereditario. Así mismo, está relacionada con el estrés, una dieta inadecuada o la intolerancia a determinados ingredientes que forman parte de la formulación de los productos capilares y que hacen que el cuero cabelludo reaccione en forma de descamación. El exceso de grasa también está asociado con la aparición de la caspa.

Independientemente de la causa, la caspa se manifiesta siempre de la misma manera: a través de una aceleración en la renovación de las capas más superficiales de la piel, desprendiéndose las células muertas en forma de escamas.

La búsqueda de un tratamiento anticaspa eficaz ha sido una constante tanto por parte de las personas que padecen este problema como de los expertos encargados de tratarlo. Una de las estrategias que se han empleado con este objetivo es la utilización de ácido salicílico para el pelo. Se sabe que esta sustancia, presente en tratamientos dermatológicos como, por ejemplo, los destinados a corregir el acné, tiene propiedades queratolíticas (efecto exfoliante) y, en el caso del cabello, ayuda a equilibrar la aparición de la caspa.

Los investigadores de Svenson han llevado a cabo un estudio clínico en este sentido, llegando a la conclusión de que, en el cabello, la efectividad anticaspa de esta sustancia es mayor cuanto más concentrada se aplica (siempre a dosis que no puedan producir efectos adversos) y más tiempo permanece en contacto con el cuero cabelludo.

Fruto de esta investigación es el nuevo Tratamiento de Ácido Salicílico, disponible de forma exclusiva en los Centros Svenson. Las evidencias demuestran que en aquellos pacientes en los que se ha aplicado este tratamiento se ha conseguido una reducción de la caspa de hasta un 90 por ciento, un efecto que además es visible desde las primeras sesiones.

Además de este tratamiento específico profesional, es importante seguir una serie de pautas para mantener a raya el problema de la caspa: lavarse el pelo con regularidad (la suciedad y los restos de sudor y productos cosméticos son muy perjudiciales para el cuero cabelludo y agravan el mal funcionamiento asociado a la caspa), usando para ello un champú específico (en la tienda online de Svenson se pueden encontrar tratamientos para aplicar en casa), adaptado al tipo de caspa (grasa o seca). También es importante evitar productos que puedan resultar agresivos para el cuero cabelludo y tratamientos como los moldeados y desrizados, que pueden debilitar el cabello. Un estilo de vida saludable y controlar los factores que desencadenan el estrés  (un agente que acelera la producción de caspa) son otras estrategias que permiten equilibrar el funcionamiento del cuero cabelludo y prevenir la aparición de la caspa. Y siempre, en caso de que el problema no mejore o vaya a más, ponerse en manos de un especialista. 

 

Compartir →